El Gobierno israelí aprobó este domingo en la reunión del Consejo de Ministros el nombramiento de Tamir Pardo como nuevo director del Mosad en sustitución de Meir Dagán, que lleva ocho años al frente del principal servicio de espionaje del país.

La decisión había sido anunciada el pasado lunes por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que la llevó esta mañana a votación en la reunión dominical del Gabinete, celebrada de forma excepcional en Tirat Carmel, una ciudad situada cerca del incendio que asuela el norte del país desde el jueves, en vez de en Jerusalén.

“Pardo es el hombre correcto para llevar al Mosad a nuevas metas”, dijo en la reunión el titular de Defensa, Ehud Barak, según un comunicado de su oficina.

Barak alabó además la “familiaridad” de Pardo con el servicio secreto en el exterior, así como su “extensa experiencia militar, responsabilidad y discreción”.

Pardo tiene una larga carrera en unidades especiales del Ejército y en el Mosad, cuerpo que abandonó en 2009 tras no obtener garantías del gobierno de que sería nombrado director.

El próximo jefe de uno de los servicios de inteligencia más conocidos sirvió en la Unidad de Elite del Estado Mayor con Yoni Netanyahu, hermano del primer ministro muerto en 1976 durante la Operación Entebbe, y desde entonces es amigo de la familia, según el diario ‘Haaretz’.

Reorganización del Mosad

Por su parte, Dagán abandona la jefatura del Mosad después de haber reorganizado sus filas y devuelto a ese cuerpo de espionaje la reputación que había perdido a raíz de una serie de operaciones fallidas, entre ellas el intento de asesinato en Jordania del líder del Buró Político de Hamás, Jaled Meshal, en 1997.

Durante su jefatura se atribuye al Mosad haber proporcionado la información para el bombardeo aéreo en 2007 de una supuesta instalación nuclear en el norte de Siria y, en 2009, de una base en Sudán que supuestamente servía de puente para el envío de armas de Irán a Gaza.

Medios especializados también relacionan a sus agentes con el asesinato en Damasco con un coche bomba del jefe del brazo armado del movimiento Hizbulá, Imad Mugniye, y posteriormente del general sirio Mohammed Suleiman, consejero de seguridad del presidente Bachar al Asad.

Más recientemente se le atribuye a la organización del asesinato en un hotel de Dubai de uno los fundadores del brazo armado de Hamás, Mahmud Al Mabhuh.

La operación dio la vuelta al mundo debido a que los presuntos autores emplearon pasaportes de varios países occidentales y fueron captados por las cámaras de seguridad, lo que puso en cuestión la calidad del trabajo de Dagán.

FUENTE: AGENCIA EFE

Anuncios