Recientemente, tras la liberacion de Ingrid Betancourt por parte del ejército colombiano tras su largo secuestro en la selva por parte de las FARC, se supo que la agencia de seguridad privada CST había formado parte de la operación Jaque que termino con la liberacion de quince secuestrados, entre los que estaba Betancourt.

A pesar de que los portavoces de la compañia fundada por antiguos miembros del Mossad trataron de restar importancia a la ayuda prestada por sus agentes, cada vez mas paises recurren a las denominadas compañías militares privadas, como Blackwater, y a las compañías de seguridad privadas que rentabilizan toda la formacion recibida en agencias estatales de seguridad mediante jugosos contratos de asesoramiento y formación de militares y agentes.

Este suculento negocio se va apoyado por el mantenimiento de las buenas relaciones entre los ex-agentes y las agencias estatales que reciben información de primera mano en países donde no pueden llegar con sus agentes. Los presupuestos limitados de las agencias estatales también son una buena excusa para favorecer la aparición de agencias privadas que se surten de mercenarios y ex-soldados de las fuerzas especiales.

CST Global, dirigida por el ex Comandante de Operaciones del Ejército de Israel Brigadier General retirado Israel Ziv y el oficial de inteligencia, el Brigadier retirado Yossi Kuperwasser, ha ampliado sus contratos a otros paises latinoamericanos como Peru y Honduras.

Anuncios