Así lo afirmó Bruce Reidel, ex asesor de seguridad nacional de Estados Unidos para Medio Oriente, en declaraciones al diario Ynet.

De esta forma, el ex funcionario al servicio de Estados Unidos aseguró que Israel está detrás del asesinato del líder del Hezbolá en Siria, ocurrido hoy. Reidel dijo también que el Mossad, consiguió infiltrar agentes dentro de la estructura del Hezbolá y así poder liquidar a Moughniyah.

Entre otras cosa, el ex asesor afirmó que el actual jefe de la organización islamista se encuentra en la mira de la agencia de inteligencia de Israel, aunque el propio gobierno lo haya negado. 

Por su parte, en entrevista a Radio Israel, el ex jefe del Mossad, Danny Yatom, manifestó que “no sólo era objetivo de Israel, sino también de los estadounidenses y de otras muchas partes”. Agregó que Israel siempre mantuvo una precaución extrema durante muchos años, aunque fue imposible siquiera obtener una fotografía. Nunca apareció ni habló a los medios”.  Israel negó estar detrás del asesinato, aunque el jefe del Mossad, Meir Dagan fue recibido y felicitado por el Primer Ministro israelí Ehud Olmert en las horas siguientes al ataque.

Por su parte, el ministro del Interior sirio, Basam Abd al-Majid, definió este asesinato como un “acto de terror”, mientras que Estados Unidos aseguró que ahora el mundo puede dormir más tranquilo.

¿Quién fue Moughniyah?

Imad Fayez Mugniyah era considerado como el jefe de los servicios de inteligencia del grupo chiíta libanés Hezbolá y del brazo militar del grupo -la llamada Resistencia-.

En la década de los ‘80, dirigió la Yihad Islámica, un grupo que se vinculaba a Hezbolá y que fue responsable de varios atentados contra occidentales en el Líbano. El grupo también fue responsabilizado por el secuestro de decenas de occidentales, algunos de los cuales fueron ejecutados y otros canjeados por armas estadounidenses para Irán, en lo que posteriormente se convirtió en el escándalo “Irán-Contra”.

EEUU señaló a Moughniyah como el cerebro del ataque contra su cuartel general en Beirut, que acabó con la vida de 241 personas, la mayoría de ellos marines. También se le responsabiliza del secuestro en el año 1985 del avión de la TWA 847 entre Atenas y Roma que terminó en Beirut tras un calvario de 17 días en el que el avión realizó dos viajes a Argelia y en el que los secuestradores mataron al buzo de la Marina de EE.UU. Robert Dean Stethemen Beirut , y del asesinato del jefe de la CIA en el país árabe. El Departamento de Estado de los Estados Unidos llegó a ofrecer hasta 5 millones de dólares por información que llevara a su captura.

El comandante de Hezbolá también estaba acusado y buscado por la justicia argentina por su implicación en los atentados en Buenos Aires en 1992 y 1994. Moughniyah es uno de los acusados de ser autor intelectual del atentado a la sede argentina de la Embajada de Israel, que acabó con la vida de 29 personas, y a la mutual judía AMIA, en el que murieron 85 personas.

El dirigente de Hezbolá vivía en la clandestinidad desde los años ‘80 y la última aparición pública que se le recuerda fue en 1994, con ocasión de los funerales por su hermano Fuad, también muerto en un atentado.

Anuncios