Las autoridades de Argelia han detenido a un presunto agente del Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel, que llevaba un pasaporte español con el nombre de Alberto Vagilo, de 35 años, según ha informado el periódico argelino ‘Ennahar El Djadid’.

El supuesto espía israelí fue detenido a principios de la semana pasada en la ciudad de Hassi Messaoud (la capital petrolera en el sureste de Argelia), cerca de las oficinas de una empresa egipcia que ofrece servicios a empresas petroleras, diez días después de haber entrado en el país magrebí, según el rotativo.

‘Ennahar El Djadid’ señaló que, según sus fuentes, el presunto agente del Mossad obtuvo un visado en una embajada europea, lo que le permitió viajar a Argelia desde Barcelona. Aun así, añadió, “las autoridades israelíes se han dado cuenta de que el hombre llamado Alberto no es español, como él afirma, sino un agente israelí del Mossad”, y están tratando de averiguar cómo es que “un ciudadano israelí consiguió un visado con un pasaporte español falso”.

El periódico detalló que este individuo habla un árabe fluido, conoce bien la ciudad de Hassi Messaoud e incluso participó en las oraciones de una mezquita local. Asimismo, dijo, frecuentó varias cafeterías y preguntó a la gente sobre temas tan variados como la situación económica en Argelia, el Islam, los islamistas, las empresas petroleras o el fútbol.

Se presenta como “Abu Ammar, un palestino de 48 años de Al Quds que dice apoyar el movimiento de resistencia palestina y ser un partidario incondicional de Hamás”, aseguró ‘Ennahar’.

Fuentes argelinas dijeron que el subdirector del FBI, John Pistole, visitó Argelia el jueves pasado para negociar en nombre del individuo detenido, ya que Israel y Argelia no mantienen relaciones diplomáticas.

Estas informaciones se publican una semana después de que un diario árabe afirmase que un ciudadano israelí que también portaba un pasaporte español llevaba varios días desaparecido en Argelia, lo que hizo temer que hubiese sido secuestrado por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). 

La semana pasada la prensa argelina informó de que había desaparecido en el sur del país un ingeniero español y estaba probablemente secuestrado por Al Qaeda. El Consulado de España en Argel llamó a las empresas españoles que operan en la zona y a las multinacionales que emplean a españoles, pero nadie faltaba en su puesto. Los walis (gobernadores) de la región también desmintieron cualquier desaparición.

Paralelamente, una familia de Tel Aviv se puso en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí para indicarle que un familiar suyo que viajaba por un país norteafricano llevaba más de una semana sin dar señales de vida. El desaparecido español y el israelí eran la misma persona y no estaba secuestrada, sino que había sido detenida en Hassi Messadoud y fue trasladado a Argel. Sólo entonces fue autorizado a llamar a su familia.

Sin embargo, los medios israelíes señalaron después que había contactado con su familia. 

La Embajada de España en Argel y el Ministerio de Interior español no tienen constancia de la detención de ningún español. Argelia tampoco ha confirmado la captura un espía. Los israelíes tienen prohibida la entrada en el país y, sea o no agente del Mossad, cualquier ciudadano del Estado hebreo apresado en Argelia debería de ser juzgado y podría ser condenado a muerte. “Argel desea probablemente resolver el asunto con discreción y por eso no lo airea”, comenta un diplomático europeo.

Anuncios