La fuerza aérea israelí llevó a cabo en enero pasado un ataque en Sudán contra un convoy de armas destinadas a la franja de Gaza, informó hoy el canal televisivo estadunidense CBS. El bombardeo, confirmado por el gobierno sudanés, causó la muerte de 39 personas originarias de Sudán, Eritrea y Egipto, además de destruir 17 camiones.

La agresión fue perpetrada en una zona desértica próxima a la ciudad de Port, en el norte del país africano, a unos mil 200 kilómetros de Israel. En esos momentos las tropas israelíes habían avanzado profundamente en la franja de Gaza, en una operación militar que dejó más de mil 400 palestinos muertos.

El ejército israelí comentó veladamente la información y el primer ministro israelí saliente, Ehud Olmert, tampoco lo hizo de forma directa. Sin embargo, señaló que no hay lugar que Israel no pueda alcanzar.

Estamos activos en lugares cercanos y lejanos y golpeamos para fortalecer nuestro poder disuasivo. El Ministerio del Exterior sudanés confirmó hoy el bombardeo. El ataque tuvo lugar, y dado que Estados Unidos ha negado su participación, entonces seguro que fue Israel quien lo hizo, dijo el vocero del ministerio, Jussif Ali.

Anteriormente, el ministro de Estado sudanés, Mabruk Mubarak Salim, insinuó que podría haber sido Estados Unidos el responsable del ataque. En una rueda de prensa en Kassala habló del bombardeo realizado por una gran potencia y la destrucción de un pequeño transporte cargado de armas y de la muerte de sudaneses, etíopes y eritreos, y otros heridos.

Anuncios